Ir al contenido
Centro de interpretación de La Sonsierra

Centro de interpretación de La Sonsierra

En la Sonsierra, “bajo la sierra”, la viña ha dado forma a un excepcional paisaje natural, histórico y cultural, un paisaje monocultivo de la vid, salpicado de recuerdos de otros tiempos: lagares rupestres, guardaviñas, viejas necrópolis etc. Como homenaje a esta identidad propia se levanta el Centro de Interpretación que Bodegas Sonsierra construye en sus instalaciones. Una visita que se realiza con una tablet ofrecida en recepción, salpicada de elementos audiovisuales y que culmina en una gran sala donde transitar por un mapa interactivo en el que descubrir el legado histórico de esta tierra fronteriza entre los viejos reinos de Navarra y Castilla.

Sobre la bodega

Bodegas Sonsierra elabora en San Vicente de la Sonsierra vinos con una identidad propia, reflejo de una comarca con unas características únicas para el cultivo de la vid, donde el Tempranillo encuentra su hábitat ideal.

Desde tiempos inmemoriales, la Sonsierra riojana protege los viñedos que durante siglos las familias de viticultores de San Vicente de la Sonsierra cuidan con esmero.

De la combinación de naturaleza, historia, tradición y saber hacer de generaciones surgió una alianza, un compromiso con la propia tierra que nos define e identifica.

Fruto de este compromiso, es en el año 1961, como un ejemplo de coordinación y colaboración de hombres visionarios y expertos viticultores, que sabiendo escuchar al terruño y entender sus necesidades, materializaron un proyecto de éxito: BODEGAS SONSIERRA. Con el único objetivo de elaborar el mejor vino con uvas procedentes de sus propias cepas.

En San Vicente de la Sonsierra, en pleno corazón de Rioja Alta, es donde ocurre la magia: los excelentes suelos que posee la zona, el especial microclima característico de la Sonsierra, la edad de nuestras cepas (que en la mayoría de los casos supera los 40 años) y una viticultura cuidada y exigente forman la unión perfecta para ser una zona privilegiada y muy especial que favorece la elegancia del tempranillo, variedad característica y exclusiva de la mayoría de los vinos Sonsierra y Viñedos de Sonsierra.

Con más de 400 ha de viñedo propio distribuidas en unas 1400 pequeñas parcelas conducidas en vaso, se practica una viticultura convencional de equilibrio, combinada con las últimas tecnologías de teledetección y control del viñedo.

Creemos firmemente que en la bodega lo más importante es el viñedo, y por ello elaboramos vinos que nacen en cada una de nuestras cepas, mimando y cuidando cada detalle para preservar en todo momento la máxima calidad de nuestros vinos. Para ello contamos con un gran equipo: algunos han nacido entre viñas y nos han acompañado desde el principio con el saber hacer de generaciones y otros se han ido sumando a este proyecto aportando sus conocimientos y experiencia internacional y nacional en el mundo del vino. Todos ellos comparten el amor por la vid y por nuestro origen, trabajo, ilusión y compromiso. Sin ellos SONSIERRA Y VIÑEDOS DE SONSIERRA no sería posible.

Aunque siempre fieles a nuestras raíces, el espíritu innovador y la ilusión son dos de nuestras señas de identidad que siempre nos han acompañado y han hecho posibles proyectos como “VIÑEDOS DE SONSIERRA”. Un deseo que pudimos ver cumplido en 2017, al construir “la bodega de nuestros sueños”, con el afán de poder experimentar y poner en valor nuestros viñedos más especiales y únicos.

Este innovador espacio que combina tradición y vanguardismo, destaca por la selección grano a grano de la uva mediante la más avanzada tecnología de visión artificial y la personalización de todos sus equipos, diseñados en exclusiva para la elaboración y experimentación de vinos de alta gama.

Es en estas magníficas instalaciones donde se elaboran los vinos singulares y de parcela. “Trajes hechos a medida” de cada uno de estos viñedos únicos, donde los rasgos y peculiaridades que los distinguen, su esencia, son revelados en el vino de cada botella que en esta bodega se elabora.