Ir al contenido
20 de enero de 2024 4 minutos

Control de Calidad y Variedades de Uva Autorizadas en Rioja

poda de uvas en Rioja

En el corazón de la región vinícola de Rioja, el cultivo de las vides se rige por estándares precisos de control de calidad. La densidad de plantación se convierte en un aspecto vital en este proceso, con un rango específico de 2.850 a 10.000 cepas por hectárea. Este meticuloso control mantiene un equilibrio adecuado y un vigor controlado en los viñedos, un factor esencial para garantizar la calidad de las uvas.

Un elemento fundamental es la poda de las vides. Se regulan cuidadosamente el número máximo de yemas por cepa, con criterios específicos según la variedad de uva. Este control preciso es una garantía de producción de uvas de alta calidad.

Además, en Rioja se sigue una política de contención en cuanto a los rendimientos máximos permitidos. Por ejemplo, la producción máxima por hectárea se limita a 6.500 kg de uva para las variedades tintas, lo que equivale a 45,5 Hl/ha. En el caso de las variedades blancas, el máximo permitido es de 9.000 kg de uva por hectárea, equivalente a 63 Hl/ha.

Este riguroso enfoque en el control de calidad en los viñedos de Rioja es fundamental para mantener los estándares de calidad por los que la región es conocida en todo el mundo. La combinación de densidad de plantación, poda precisa y rendimientos controlados es un testimonio del compromiso de Rioja con la producción de vinos de la más alta calidad.

Uno de los aspectos fundamentales que garantiza esta calidad es el estricto control de calidad en los viñedos, respaldado por la cuidadosa selección de variedades de uva autorizadas. La DOCa Rioja permite el cultivo de 14 variedades en total, incluyendo 5 variedades tintas y 9 blancas. Estas variedades son los pilares de la riqueza y la complejidad de los vinos de Rioja.

Variedades de Uva Tinta en Rioja

Rioja es conocida por su tradición y calidad excepcional en la producción de vinos tintos. Cinco variedades de uvas tintas desempeñan un papel fundamental en la creación de esta magnífica gama de vinos:

  • Tempranillo: Esta uva autóctona de Rioja es versátil y se adapta bien al clima y los suelos de la región. Los vinos de Tempranillo pueden ser suaves y delicados o potentes y estructurados, con una gran capacidad de envejecimiento. Estos vinos suelen mostrar aromas de ciruela, fresa madura y regaliz, con un equilibrio medio de acidez y taninos.
  • Garnacha Tinta: Originaria de España, la Garnacha Tinta destaca por su frescura y versatilidad. Produce vinos alcohólicos, con cuerpo y una textura suave. Dependiendo de las condiciones de cultivo, estos vinos pueden ser ligeros y fáciles de beber o estructurados y envejecibles.
  • Graciano: Esta variedad, aunque minoritaria, ha aumentado en popularidad. Produce vinos de intenso color, altos niveles de taninos y marcada acidez, lo que garantiza su capacidad de envejecimiento. Los aromas incluyen frutas rojas, pimienta e incluso un matiz de menta.
  • Mazuelo: Aporta acidez, estructura y ricos aromas a frutas rojas, hierbas y especias en los vinos. Aunque menos común, los vinos de Mazuelo son reconocidos por su alta acidez, fuerte tanino y color intenso.
  • Maturana Tinta: Esta variedad, aunque histórica, fue rescatada de la extinción y aceptada en la DOCa Rioja en 2007. Contribuye a la intensidad del color y los taninos de los vinos de Tempranillo. Produce vinos de profundo color con aromas herbáceos.
Variedades de Uva Blanca en Rioja

La región de Rioja también ha ampliado su oferta de vinos blancos con variedades autorizadas:

  • Viura: Representa la principal variedad blanca en Rioja, con aproximadamente el 70% de la superficie total destinada a variedades blancas. Sus aromas son de manzana verde, almendra y flor blanca. Los vinos de Viura son conocidos por su acidez media y su capacidad de maridaje con numerosos platos.
  • Malvasía: Produce vinos blancos dotados de untuosidad y aroma. Estos vinos a menudo son criados en barricas de roble, lo que les da una textura untuosa y cuerpo.
  • Garnacha Blanca: Producida a partir de una mutación de la Garnacha Tinta, es resistente a la sequía y ofrece vinos con notas florales, afrutadas y herbáceas.
  • Tempranillo Blanco: Una variedad única y autóctona de Rioja que produce vinos de intensos aromas a plátano, cítricos y frutas tropicales.
  • Maturana Blanca: La cepa más antigua de la región de Rioja que contribuye a vinos con alta acidez y sabores a manzana, plátano y cítricos.
  • Turruntés: Aunque poco común en Rioja, produce vinos con aromas predominantes de manzana.
  • Chardonnay: Versátil y conocida en todo el mundo, produce vinos de gran finura e intensidad aromática.
  • Sauvignon Blanc: Ofrece vinos típicos con intensos aromas a hierbas y cítricos, y se adapta al clima en el que se cultiva.
  • Verdejo: Con un alto contenido aromático, sus vinos son moderadamente alcohólicos y tienen una acidez media

Cada variedad de uva blanca y tinta en Rioja aporta su propia personalidad, lo que hace que la exploración de los vinos de la región sea una experiencia fascinante. La combinación de control de calidad y la selección de estas variedades uvas contribuye a la renombrada calidad de los vinos de Rioja.

Te puede interesar ... Ver todas